Resumen de la reunión del 3 de noviembre

El sábado 3 de noviembre nos reunimos en el domo, padres y maestras, junto con Myriam Orrillo y Mariano Kasanetz, para hacer un cierre de esta primera etapa del proceso iniciado en diciembre pasado.

Les compartimos algunas ideas que surgieron en ese encuentro:

  • Se hizo una retrospectiva del trabajo del “Grupo 3 y 3” y se dio por terminada su labor.
  • Se trazó un paralelismo entre la biografía humana y la de la escuela,  reconociendo a ambos como organismos vivos y destacando la posibilidad que tenemos hacia el final del primer septenio de volver a “crearnos”, como el niño que reconstruye su cuerpo, ya sea replicando su herencia o transformándola desde su individualidad.
  • Luego de repasar el proceso vivido hasta hoy entendemos a éste como el momento de la individualidad. La escuela necesita que cada uno de nosotros, como individuos libres (padres, madres y maestras/os por igual), trabajemos en nosotros mismos para poder dar lo que cada uno tiene para ofrecer, solo así seremos una verdadera Comunidad. Nuestra escuela, en su renacer, como brote nuevo, requiere mucho cuidado y cada uno de nosotros puede erigirse su guardián.
  • Esta escuela aún conserva la “gracia pionera”, pero toda esa fuerza enorme que la impulsó para comenzar debe ahora sutilizarse para vitalizarla, para nutrirla y fortalecerla. Es tarea de todos transformar el fuego en tibieza que cobije; el aire ya no debe ser un huracán, sino una  briza acariciándonos; el agua debe refrescar y saciar la sed pero sin inundarnos; la tierra no debe ser una carga, sino nuestro sostén.
  • Es momento de mirar hacia adentro y hacia el futuro y, desde ahí trazar nuevos objetivos y metas para seguir trabajando el año próximo. Luego, comenzar las vacaciones habitando una respiración saludable y  descansando. Al regreso retomaremos nuestra tarea con un propósito firme que nos siga nutriendo.

Una vez más el encuentro fue una invitación y una renovación del compromiso de velar por el sano desarrollo de nuestra escuela amada. Muchas gracias a todos los que estuvieron presentes contribuyendo activamente en este proceso.

“Trabaja en el interior.
Actúa hacia afuera
No juzgues
Sólo escucha
No te sorprendas
Sólo mira
Ámalos a todos.

Experiencia de afuera
Actúa hacia adentro
No evites
Sólo busca
No rechaces
Sólo tolera
Hasta que sea logrado.

Calma en el interior
Amor hacia afuera
No tengas miedo
Sólo padece
No preguntes
Sólo espera
Hasta que dado te sea.”

Rudolf Steiner para Ita Wegman.
Traducido por Norma Priemer.

Un cálido abrazo.
Cuerpo docente